Doctrina TS sobre arrendamientos celebrados con anterioridad a 1985

Doctrina TS sobre arrendamientos celebrados con anterioridad a 1985

El Tribunal Supremo afirma que los contratos de arrendamiento celebrados con anterioridad a 1985 han de subsistir a voluntad del arrendatario persona física, al menos hasta que se produzca la jubilación o el fallecimiento del mismo

La Sentencia de la Sala Civil del Tribunal Supremo nº 34/2019, de 17 de enero de 2019, que resuelve en casación el recurso interpuesto por un arrendatario contra la Sentencia dictada en Apelación por la Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Badajoz, como consecuencia de autos de juicio verbal por desahucio, que declaraba resuelto un contrato de arrendamiento existente sobre local de negocios, por expiración del plazo legal y en consecuencia, decretaba desahucio del arrendatario.

El Alto Tribunal, en el Fundamento de Derecho Segundo de la citada Sentencia,  entiende que los arrendamientos celebrados con anterioridad a 1985 subsistirán a voluntad del arrendatario al menos hasta que se produzca la jubilación o el fallecimiento de éste, alegando que la meritada Audiencia Provincial efectuó una interpretación de la Disposición Transitoria Tercera de la LAU 1994 que no se correspondía con la doctrina más reciente de la Sala del Alto Tribunal, la cual considera que tratándose de un arrendatario persona física y de un arrendamiento concertado con anterioridad a 9 de mayo de 1985, la condición de arrendatario deberá perdurar a su voluntad, con derecho a prórroga, en los términos establecidos por la Ley cuya vigencia se contrató, hasta su jubilación o fallecimiento.